Comte & Font - Legalsa - | WHEN DOES THE ASSET FORFEITURE PRESCRIBES
29
post-template-default,single,single-post,postid-29,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

WHEN DOES THE ASSET FORFEITURE PRESCRIBES

WHEN DOES THE ASSET FORFEITURE PRESCRIBES

Harvey Pacay

Una de las preguntas más recurrentes en el ámbito de extinción de dominio, es si de alguna manera prescribe, al igual que los delitos, los procesos judiciales iniciados por prescripción.  Es importante considerar que los delitos por su naturaleza jurídica prescriben, a excepción de los delitos como genocidio, o de lesa humanidad, y aquellos que hayan o sean declarados por la Asamblea General de las Naciones Unidas.  En el caso específico de la Ley de Extinción de Dominio, la prescripción no puede ser considerada derivado de la lógica siguiente: Los frutos, ganancias, productos, rendimientos o permutas, cuya procedencia es ilícita, nunca podrán ser denominados lícitos.  Un ejemplo ayuda a comprender en mejor forma esta cuestión.  En el caso de delitos por narcotráfico, las ganancias que se obtengan de dicha cuestión son ilícitas, por tanto lo que se derive de ello también será ilícito; ahora bien, si han pasado veinticinco años y un narcotraficante ya retirado y ahora dedicado a negocios lícitos, obtiene otro tipo de ganancias ahora sí lícitas, de cualquier forma los beneficios que ya obtuvo veinticinco años atrás continúan siendo ilícitos, por más que quiera disfrazarse de una licitud que en ninguna manera puede existir.  El articulo 1 de la Ley de Extinción de Dominio señala como objeto: “…a) La identificación, localización, recuperación, repatriación de los bienes y la extinción de los derechos relativos al dominio de los mismos, así como de las ganancias, frutos, productos, rendimiento o permutas de origen o procedencia ilícita o delictiva a favor del Estado”.

 

Este artículo clarifica el hecho que no puede existir prescripción, puesto que esa identificación, localización, recuperación, repatriación y extinción, puede extenderse a un pasado distante, donde estará su origen.  No se debe olvidar el hecho que el artículo 3 de la ley señala la existencia del principio de nulidad ab initio, que claramente relaciona: “…a) Se entenderá que la adquisición o disposición de los bienes o la constitución de patrimonio de origen ilícito o delictivo, a sabiendas de tal calidad o debiéndolo presumir razonablemente, constituye un negocio jurídico contrario al orden público y a las leyes prohibitivas expresas o se han constituido en fraude de ley.  Los actos y contratos que versen sobre dichos negocios, en ningún caso constituyen justo título y son nulos ab initio”.  De esa cuenta, la prescripción en materia de extinción no puede existir porque lo obtenido ilícitamente siempre será ilícito.